fbpx
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
product

Por lo general en temporadas como esta donde las temperaturas suben y el calor apremia, se utiliza más la ventilación artificial.

Pero, ¿qué pasa con nuestros pisos y paredes cuando limpiamos y utilizamos ventilación artificial? ¿Por qué es importante ventilar de forma natural nuestros espacios?

Bien, la respuesta es simple: se secan al sol y con aire que circula naturalmente.

Esto aplica para si tenés cualquier tipo de pisos, desde madera hasta vinílico, y en paredes con pintura o revestimientos más complejos.

El sol

El sol es una fuente de energía calórica natural invaluable. 

La radiación solar no necesita ningún tipo de vehículo para llegar a nuestro planeta. Es más, a nivel de salud es recomendado recibir como mínimo veinte minutos de rayos solares al día sin importar la época del año en la que te encuentres.

Los rayos solares aportan al cuerpo humano vitamina D3, vital para nuestro sistema óseo, para procesar el calcio, el fósforo entre otros.

Ahora, a nivel de pisos y paredes, e inclusive mobiliario, cuando estos son expuestos a diferentes tipos de detergentes al limpiar, es importante que sequen con luz solar.

Ya que esto hará que no quede nada en el ambiente circulando de forma dañina. Debido a que todo se evapora y se disuelve en la atmósfera.

Aire natural

El aire natural como bien dice su nombre es el mejor amigo para nuestros pulmones.

Si vives en una ciudad donde hay alto contenido de contaminación del aire, podrás notar la diferencia cuando te mueves a espacios naturales o menos poblados.

Es más, si sales a caminar a un parque podrás darte cuenta de esto, notarás la diferencia al respirar, como se siente tu cuerpo, etc.

Lo mismo ocurre en espacios cerrados, si tu solo tienes el aire acondicionado funcionando las 24 horas del día podrás notar la diferencia del aire que estás respirando con solo abrir la ventana por un rato.

Recuerda que el aire necesita renovarse, circular libremente para purificarse. De lo contrario, lo que tendrás es un aire viciado por más aparatos tecnológicos que compres.

Ahora bien, lo mismo ocurre en nuestros pisos, paredes y mobiliario. 

Si lo limpias y no abres ninguna ventana para permitir la ventilación, el agua y lo que usaste para limpiar se mantendrá circulando en forma de humedad de manera constante en el mismo espacio. Por lo tanto esa humedad no saldrá de la habitación y se alojará en tus pisos, paredes y en tu cuerpo.

Por lo tanto, al ventilar tus espacios de forma natural, estás recibiendo rayos solares y aire natural que circula, se renueva, limpia y purifica tus ambientes.

Te lo explicamos por medio de un ejemplo

Una forma simple de observar este fenómeno es en un baño que carece de ventanas.

Después de bañarte, la humedad permanece en el baño y si lo hiciste usando agua caliente tendrás una bomba ya que será humedad y calor.

Imagina ahora que cierras la puerta del baño aún estando húmedo, ¿qué pasa en las paredes, pisos e inclusive en el cepillo dental?

Simple, aparece moho. Esto es porque sencillamente no hubo una ventilación natural en el baño, permitiendo que la humedad de ese espacio suba y se quede por mucho tiempo.

Pues lo mismo va a ocurrir en tus otros ambientes si no los ventilas naturalmente de forma periódica y después de limpiar.

Cabe destacar que puedes intercalar el uso del aire acondicionado con la ventilación natural o usando un ventilador en caso de que haya mucho calor.

Esperamos que este post te haya dado una nueva visión de algo que tal vez no te habías ni cuestionado.

Para conocer más acerca de nuestros revestimientos podés hacer click acá.

Aquí podrás conocer más sobre nuestros pisos de madera, vinílicos, flotantes y porcelanato

Foto principal cortesía de Ksenia Chernaya en Pexels

Cotizá! Cotizá online
hasta un 25% de descuento!

x =

¿A donde te enviamos la cotización?

Estamos enviando tu consulta!